viernes, 25 de mayo de 2012

“Una Novela Francesa” - Frédéric Beigbeder



El libro que el francés Frédéric Beigbeder se negaba a escribir al fin lo ha hecho. Fréderic se hizo mundialmente conocido con tres de sus obras “Windows on the World”, “El amor dura tres años” y “13,99 euros” con esta ultima logra que lo despidieran de manera inmediata de la empresa de publicidad para la que el tenía años laborando como uno de sus principales creativos. Gracias a Editorial Anagrama hemos podido disfrutar gran parte de su trabajo como uno de los más interesantes escritores contemporáneos.

“Una novela francesa” es un ejercicio interesante de escribir una biografía sin querer hacerlo pero las circunstancias lo llevan a ello. Un prefacio de su amigo y agitador profesional de las palabras y las sociedades Michel Houellebecq nos introduce a esta novela cuyo nombre se inspira y roza simbólicamente a Emma Bovary, Houellebecq nos comenta que encontraremos una novela honesta y hermosa, la historia de un ser humano común que ha vivido excesos y frustraciones, que nos enseña que realmente los únicos momentos felices que vamos a vivir en el viaje de nuestras vidas es la niñez.    

Frédéric Beigbeder es el niño malo de la familia, la oveja negra; mientras su hermano recibe una medalla al merito de manos del Presidente de Francia Beigdeger es encarcelado por consumo de cocaína en plena calle sobre el capó de un automóvil al salir de una discoteca, imitando al personaje de la novela “Lunar Park” de Bret Easton Ellis; Beigdeger es el que no sigue las normas y quiere ser un coñazo a la sociedad francesa. Durante su retención decide emplear y ocupar su mente en escribir mentalmente esta novela francesa, intenta hacer memoria de los hechos y los caminos que ha tomado en su vida que lo han llevado hasta esa celda, el gran problema es que descubre que su memoria no funciona como realmente desea, las raíces de sus memorias y recuerdos están secas y casi en su totalidad se encuentra vacío. “Una Novela Francesa” se escribe para cazar y buscar esos recuerdos que su vida ha ido ocultando y que gracias a los excesos se van perdiendo.

Un clamor a la familia, a las generaciones que cambian, a la familia que se va y que nos deja solo un nombre que recordar, de cómo transmitimos como un virus lo que nos enseñan de pequeños nuestros padres y abuelos, de cómo sus decisiones nos ponen caminos por delante y casi siempre vamos a ir por el menos correcto, ya dependerá de nosotros ir corrigiendo a medida que avanzamos. En “Una Novela Francesa” a medida que leemos los recuerdos van saliendo, una felicidad cuando niño muy breve, de cómo una epistaxis lo marcaba a cualquier lugar que iba, los recuerdos de una niñez en pleno mayo 68 y las memorias de su abuelo patriota en plena guerra, el divorcio de sus padres y las mentiras con las que durante años ha sido alimentado, su interés por los libros antes que por la misma vida que lo ayudan a ocultarse del resto del planeta; a medida que se avanza vamos encontrando una vida normal como cualquier otra pero que al estar tan bien contada nos invita a vivir sus recuerdos a medida que van apareciendo.  

Momentos muy interesantes son la larga conversación con uno de los policías sobre sus razones para consumir cocaína, una posición bastante peculiar ante el nuevo fascismo de lo políticamente correcto; de cómo las sociedades cada día nos eliminan nuestras libertades y una visión en general de cómo cada día somos mas apresados por lo que algunos consideran correcto.

Según palabras del propio Beigdeger su vida ha sido una decadencia con turbación y que su deseo de morir joven como sus escritores favoritos siempre estuvo allí pero que a pesar de esa decadencia y vacío que llega a sentir durante casi toda su vida y cada recuerdo también se encuentra anclado por un amor incondicional a su madre y a su hija.

“Una Novela Francesa” se lee de manera rápida, una biografía sencilla, simple pero muy directa. Beigdeger no nos enseña algo que nos interese realmente, pero si nos demuestra que básicamente cada una de nuestras vidas son solo eso novelas francesas que debemos saber contar para que sean inolvidables y que si logramos plasmar los nombres de nuestra familia y de quienes nos acompañan en vida en un libro desde ese momento se hacen inmortales.

“Una Novela Francesa”
Frédéric Beigbeder
Editado por Anagrama (2011)
213 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada