sábado, 5 de septiembre de 2015

“Lemmy – La autobiografía” - Ian Kilmister


Cuando uno lee o escucha la palabra Rock & Roll es imposible que no venga a la memoria los abusos y excesos de muchos de los principales exponentes de este género musical, cuatro de los que no solo recuerdo por sus historias ya que también disfruto de su música son Ozzy Osbourne, GG Allin, Iggy Pop, Keith Richards y de quien voy a extenderme con mucho placer Lemmy Kilmister vocalista, bajista y mente maestra detrás de esa máquina sonora llamada Motorhead. Lemmy es uno de los mejores ejemplos de lo que es ser un sobreviviente del Rock & Roll como pocos, su vida es la de un hombre lleno de anécdotas de todo tipo que camina y da conciertos hasta el día de hoy ya con 71 años de edad, aunque recientemente ha tenido que suspender algunas presentaciones por problemas de salud. Una niñez rebelde, ser roadie de Jimmy Hendrix, sobrevivir a la movida de los Hippies a quienes detestaba a muerte, dejar un par de hijos regados por el mundo, beber sin parar y experimentar con muchas drogas  ha sido la vida de Ian Fraser Kilmister (Burslem, 1945) o quienes lo adoramos como a un Dios lo llamamos simplemente “Lemmy”, una montaña rusa extrema es lo que nos cuenta y este libro es su historia.

Lemmy decidió dejar por escrito su autobiografía en el año 2002 acompañado por la periodista musical Janiss Garza quien fue redactora en jefe de aquella maravillosa revista de nombre RIP, publicación que nos acompañó a muchos cuando buscábamos desesperadamente noticias actuales de la música extrema y el rock en general en esa era pre internet, una biografía que era necesaria escribirse para conocer no solo gran parte de su vida sino toda la situación que se vivía en Inglaterra y que dio al mundo bandas clásicas como Black Sabbath, Judas Priest, Iron Maiden, The Sex Pistols, The Clash y por supuesto Motorhead entre otras. “Lemmy – La autobiografía” es un libro editado en español por Es Pop Ediciones quienes una vez mas presentan una hermosa obra como libro / objeto y que como era de esperarse el contenido es crudo, en el que su autor no le importa en lo mas mínimo si incomodará al lector o a los políticamente correctos, de hecho quiere contar su historia con toda la intención de molestarlo y de mostrar que ya mucha de esa pasión por romper barreras e intentar hacer pensar al publico pareciera no estar en muchas o en casi ninguna de las bandas dentro del Rock hoy en día.

Lemmy desde que nace ya tiene algo muy particular que contar ya que pocos días luego de su llegada al mundo perdió todo el cabello y hasta las uñas, hijo de una madre abandonada por su esposo y como era de esperarse muchos factores de su entorno hicieron que gran parte de su niñez y mas allá de la adolescencia la dedicara a la rebeldía y a dar buenos dolores de cabeza a maestros, familiares y vecinos aunque siempre ha dicho que un buen pescozón ayuda en los colegios, ya eso no se permite y por eso todos hacen lo que le da la gana, su madre, su abuela y un padrastro fueron sus guías o al menos intentaron serlo. La música llega a su vida de golpe gracias a Buddy Holly, Little Richard y por supuesto a Elvis Presley, aunque no teme decir que dedicarse a la música solo lo hizo por la sencilla razón de que guindarse una guitarra al hombro le aseguraba acostarse con muchas chicas. Esta autobiografía se encuentra repleta de todo tipo de anécdotas que algunas pueden ser verdaderamente difíciles de creer sobre todo en lo que respecta a su interés por experimentar con drogas de todo tipo excepto con la heroína que probó un par de veces pero se dio cuenta a tiempo que es la que mas gente se ha llevado a la tumba, muchos de ellos amigos cercanos y hasta a su primer amor, aunque asegura que si la heroína no fuese una droga que necesita casi de un ritual antes de inyectársela a lo mejor también se hubiese enganchado a ella. La anécdota mas difícil de creer es el día que experimentó con Dexedrina, Mandrax, LSD, Mescalina, Mandrax, Speed, luego se va a un concierto en el que todos los músicos fumaban marihuana y el humo era imposible no respirarlo, siguió Cocaína, ocho Anfetaminas (Bombardero Negro) y finalmente Acido todo esto antes de montarse en una tarima a tocar,  Lemmy jura que esta experiencia es totalmente cierta, otra historia imperdible es cuando intentó purificarse toda la sangre después de tantos años de abusos y excesos, luego de una gran cantidad de exámenes el médico determinó que es imposible hacerlo ya que su sangre se encuentra tan envenenada que sería imposible llevar a cabo la limpieza en sus venas. Lemmy se atreve sin miedo alguno a decir que le teme a Ozzy Osbourne porque según sus palabras “está loco!” como también dice que el difunto  Randy Rhoads no era el impresionante guitarrista que todos dicen que era, ya que simple y claro “era un buen guitarrista y nada mas”, basta que mueras para que todos digan que eres una maravilla y el mejor “¿qué dirán de mí cuando yo muera?”. 

Motorhead es el nombre cómo se conoce normalmente a la droga Speed y sería el nombre de la banda que lo llevó a estar en la punta de la fama y el éxito aunque ahora Lemmy  habla con alegría pero también con algo de tristeza de que fueron grandes en un pasado, no muchas bandas se han sostenido como ellos, con mas de veinte discos grabados, diez en vivo, unos cuantos recopilatorios y EP’s, considerables cambios de formación, de disqueras, managers, abogados y cientos de giras alrededor del planeta. Lemmy no entiende el mundo de hoy donde hay que pensar mil veces antes de decir algo porque hay feministas frígidas, homosexuales sensibles, tener una esvástica es un pecado mortal o coleccionar memorabilia de la Segunda Guerra Mundial es casi que criminal, vegetarianos, veganos y todo tipo de personas que se encuentran con la piel demasiado sensible ante cualquier chiste o comentario que les parezca fuera de lugar, las bandas de rock ya no parecen ser polémicas, todas se comportan con miedo al que dirán, los jóvenes de hoy son los hijos de los padres contra los que él luchó en su juventud, pareciera que no se logró absolutamente nada al verlos ahora de adultos, este mundo es menos tolerante, menos espiritual y educado de lo que alguna vez fue.

La banda Motorhead  sigue en pie y lo seguirá estando mientras Lemmy Kilmister continúe con su bajo al hombro a pesar de los 71 años de edad que tiene actualmente y de todos los abusos que tuvo y sigue teniendo. Recientemente ha tenido que cancelar algunos conciertos como dije anteriormente asegurando que “ya no puede”, espero que no sea así y siga regalándonos sus Rock & Roll y sus polémicos comentarios tan necesarios en el mundo. Lemmy es uno de los fundadores del Rock & Roll ruidoso, de tener mujeres alrededor en las giras y fuera de ellas, de pasarla bien como sea y donde sea. No muchos pueden decir con mucho orgullo que son sinceros y fieles a lo que hacen, dicen o crean, Lemmy Kilmister lo puede decir tranquilamente y nadie se lo puede refutar. Lemmy es DIOS!

“Lemmy – La autobiografía”
Ian Kilmister & Janiss Garza
Editado por Es Pop Ediciones (2015)
317 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada