miércoles, 6 de agosto de 2014

“El Lobo de Wall Street” – Jordan Belfort


Tengo en mi biblioteca una parte especial dedicada solo a libros en los que se inspiran algunas películas y trato de leerlos de ser posible antes de ver la adaptación en la pantalla grande, si uno es sincero en su gran mayoría son pocas las historias que logran salir airosas luego de ser convertidas en película, ya uno sabe las típicas razones para que resulten una decepción pueden ir desde que los actores y los lugares no son como uno los imagina, le quitaron partes al libro que son necesarias y la lista de las eternas razones por las que es muy complicado que una película haga honor a el libro original sigue pero todo depende siempre de dos visiones, una es la que tenga el lector y la otra la que tenga el director.

Un caso muy recordado y que es bien conocido por todos sucedió con la obra “The Shining” de Stephen King y toda la polémica que trajo la adaptación relativamente libre que hizo Stanley Kubrick en 1980 y que luego se filma en 1997 una miniserie de 3 capítulos mas cercana a la visión que originalmente tenía Stephen King de su historia original. Otra polémica adaptación fue la de una de mis novelas favoritas “American Psycho” a cargo de Mary Harron en el año 2000 que en mi opinión si logra salir bien parada a pesar de todo lo que tuvieron que eliminar de la obra original de Bret Easton Ellis, siendo sincero es imposible hacerla tal cual el libro por el alto contenido de violencia en todo sentido que incluye.

Como estas historias hay muchas entre acertadas adaptaciones y terribles trabajos cinematográficos que dejan a los libros originales muy mal parados para quien no los haya leído antes de ver las películas. Dicho esto hablemos entonces un poco del libro y luego un corto comentario sobre la adaptación que hizo Martin Scorsese de “El Lobo de Wall Street”.

Jordan Belfort se convirtió en un personaje inolvidable dentro de las finanzas, de la historia de Wall Street y de las leyes norteamericanas en la década de los noventa. Belfort entra a la historia de los mercados bursátiles no solo por lograr cosechar una suma de dinero que llegó a ser casi imposible de calcular también se hizo muy famoso por toda la cantidad de excesos que lo acompañaron a él, a todos sus socios / amigos y a su esposa Nadine Caridi mejor conocida como “La Duquesa”, todos estos excesos se llevaron a cabo durante el tiempo que estuvo al frente y luego de su retiro de la empresa Stratton Oakmont.

Jordan Belfort viene de una familia de clase media en la que no disfrutaron de ningún tipo de lujo mas allá de un buen plato de comida en mesa, excelente educación familiar y una buena ropa, ese tipo de educación en casa en la que cualquier mala o falta de respeto palabra podía ser castigada con severidad, un muchacho con una educación para estar siempre dentro del carril pero es justo desde el momento que entra al mundo de las finanzas en Wall Street que Belfort comienza un cambio radical gracias a las adicciones, el dinero, la codicia y el poder. 

El libro comienza con un prologo llamado “Un niño perdido” (1 mayo de 1987) que es cuando Jordan Belfort logra entrar bajo lo que se conoce con el nombre de “Conector” dentro de Wall Street, un cargo pequeño y que sirve como apertura para lo que significaría una montaña rusa asombrosa en la vida de un ser humano que logra sobrevivir inexplicablemente a todo tipo de drogas, abusos y a tener esas otras dos drogas tan poderosas y adictivas que se llaman dinero y poder. Este prologo lo usa como una manera de disculparse con quienes vamos a conocer su vida y para con sus dos hijos a quienes ha decidido explicarles con esta biografía quien realmente fue su padre y como el mismo se llama un ser despreciable.

Jordan Belfort luego de una de las caídas de Wall Street descubrió que había una manera de enriquecerse y crecer dentro de este salvaje mundo del dinero de manera brutalmente rápida utilizando lo que se llaman los “bonos basura” y usando testaferros dentro de empresas fantasmas que ellos creaban para hacer crecer estas acciones y vendérselas a personas que desconocían la manera de trabajar los mercados bursátiles, todo esto engordaba sus cuentas  de dinero sucio que finalmente era lavado de una manera impresionante. Existen muchas explicaciones para lo que hizo, algunos dicen que en realidad no hizo nada malo, solo descubrió un error dentro del sistema y se aprovechó de este para convertirse en multimillonario, otros de igual manera lo acusan y señalan como a un criminal, el caso es que los excesos que vivió y como logra escabullirse de la muerte y de la ley en mas de una oportunidad hacen que la vida de este personaje sea sumamente interesante y divertida en exceso en la forma que nos lo cuenta. El mismo se sorprende la cantidad de jóvenes que venían de todas partes de Norteamérica en busca de trabajo en su empresa dispuestos hacer lo que fuese necesario con tal de crecer y avanzar llevándose por delante a quien se interpusiera. Todo esto lleva a Stratton Oakmont a convertirse en una empresa donde todo lo que se considera normal y moral fuese mal visto, donde todo lo políticamente correcto desapareciera y que cada empleado tuviese libertad para hacer lo que quisiera dentro de la compañía siempre y cuando ganaran todos dinero.

Es curioso como Belfort cuenta en mas de una oportunidad que sabe perfectamente que todo lo que disfruta y gana se tiene que derrumbar y terminar mal en algún momento, desde un principio sabe que los abusos y excesos no solo físicos mucho mas los legales iban a pasarle factura tarde o temprano por eso decide vivir el tiempo de éxito al máximo.

Comparando estas memorias con la película que ha llevado a la gran pantalla un genio como Martin Scorsese puedo decir que hay pocas diferencias entre ambas, quizás algunas partes mas melodramáticas como el intento de suicidio de Belfort o la angustia con su segundo hijo recién nacido y una meningitis bacteriana, Scorsese las omite y pareciera dedicarse mas a la parte movida que roza mas hacia el humor que hacia el drama, no hay que dudar que utilizar a Leonardo Di Caprio para interpretar a Jordan Belfort en la vida real ha sido un acierto inmenso ya que al conocer tan profundamente al autor luego de leer esta biografía y ver como Di Caprio se desempeña en el film es simplemente perfecto para hacerlo real.

Es importante resaltar que a pesar de ser un muy extenso libro y una historia con muchos personajes que entran y salen rápidamente sumado a todos los términos bursátiles y bancarios que se usan una y otra vez al menos para mi que desconozco muchos de ellos no se me hizo una historia pesada ni larga, puede que para algunos le sobre una que otra pagina pero en líneas generales Jordan Belfort ha sabido contar muy bien su historia de manera dramática y con mucho humor.

Estamos hablando de un hombre cuya vida diariamente se encontraba plagada de millones y millones de dólares que entraban en sus cuentas bancarias de manera fraudulenta acompañándolos de excesos con dinero, prostitutas y drogas como Qualuuds, Morfina, Oxicodona, Soma, Xanax, Klonopin, Ambien, Cocaína, Prozac, Paxil, Zofran, Fiorinal y  Valium entre otras acompañadas de todo tipo de licores; pasando por manejar su helicóptero y sus autos ultimo modelo con muchas de estas drogas corriendo por su cuerpo, perdió su histórico yate “Nadine” hundiéndolo en la costa de Cerdeña por el simple capricho de querer viajar cuando nadie le recomendaba zarpar y como estas muchas cosas mas, un hombre que haya pasado por cosas así sin duda tiene mucho pero mucho que contar.

Lo que mas resalta de la personalidad de Jordan Belfort “El Lobo de Wall Street” es como un ser humano se dedica a saltar toda barrera que le colocaba un límite, cuando ya pareciera que ha llegado a lo mas alto en todo, se dedica olímpicamente a seguir adelante independientemente rompiendo la ley o poniendo en riesgo a el mismo o a los que lo rodean. En una entrevista realizada a Martin Scorsese admite que el miedo que le tiene a Belfort y a esta historia es que sea un reflejo de todos nosotros como seres humanos, que quizás estando en su posición actuaríamos de la misma manera que Jordan Belfort lo hizo, de hecho Belfort siempre ha dicho que esta seguro que todo ser humano en su posición actuaría de igual manera.

Finalmente resalto que son originalmente dos sus libros de memorias, “El Lobo de Wall Street” en la que cuenta su éxito dentro de la bolsa, sus excesos y adicciones hasta su caída ante la ley y en “Atrapando a el Lobo de Wall Street” donde cuenta como termina colaborando con el FBI terminando en la cárcel. Hasta donde tengo entendido solo se encuentra en español la primera parte y todavía a la espera de la continuación.  

Actualmente Jordan Belfort luego de pasar cerca de dos años en la cárcel y de ser acusado de blanqueado de dinero y de estafa al salir en libertad se ha dedicado a dar conferencias de charlas motivacionales y hasta el día de hoy sigue indemnizando a todas las personas que fueron victimas de sus estafas.  

“El Lobo de Wall Street”
Jordan Belfort
Editado por Planeta - Deusto (2007)
620 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada