sábado, 30 de abril de 2016

“Maldito desde la cuna - La vida corta e infeliz de William S. Burroughs Jr.” - William S. Burroughs Jr.


En lo que se conoció como la Generación Beat siempre resaltan los nombres que fueron mas emblemáticos dentro de ella por ejemplo William S. Burroughs, Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Gregory Corso y Neal Cassady entre muchos otros pero ¿qué sucedió con los que tuvieron hijos y qué fue de ellos? Jack Kerouac tuvo una única hija de nombre Jan quien con poco éxito se dedicaría a la literatura como su padre, por su parte Neal Cassady tuvo tres hijos de quienes no se supo mucho mas de ellos, pero quien realmente decidió seguir al pie de la letra los pasos de su padre fue el vástago del eterno beatnik William S. Burroughs escritor de dos clásicos de la literatura como lo son “El almuerzo desnudo” y “Yonqui”, este niño sería conocido bajo el mismo nombre de su padre hablamos de William S. Burroughs Jr.

La nueva editorial española Dirty Works ha presentado como su segundo libro editado en castellano la obra llamada “Maldito desde la cuna – La vida corta e infeliz de William S. Burroughs Jr.” un libro de visita obligatoria para quienes quieren conocer la vida del hijo de quien quizás para muchos era principal exponente de la Generación Beat. Nacido en 1947 con una madre que en pleno embarazo continuaba abusando de diferentes tipos de drogas como la benzedrina por mencionar solo una de ellas, drogadicto, alcohólico, frecuente visitante de centros de desintoxicación, conoció la cárcel en más de una oportunidad, diagnosticado como un verdadero psicópata limítrofe, luego de una larga  operación de 18 horas para un trasplante de hígado continuaría abusando de su cuerpo con todo tipo de drogas a pesar de las fuertes advertencias de sus médicos, vivió en las calles y supo lo que es encontrarse al margen de todo lo que pudo significar el sueño americano, logra escribir tres novelas “Speed” (1970), “Kentucky Ham” (1973) y una tercera que no logró terminar “Prakiti Junction” la cual comenzó en 1977 y de la que se pueden leer extractos de ella en el libro del que hablaré ahora.

Es interesante leer este trabajo que se encontraba para algunos algo escondido porque en el nos muestra esa otra parte bastante trágica de lo que significó ser el hijo de alguien como William S. Burroughs y saber que su padre asesinó de un disparo en la cabeza a su madre cuando tan solo tendría 4 años de edad, estar rodeado de un entorno que culturalmente cambió a Norteamérica aunque algunos hasta el día de hoy se nieguen a aceptarlo y que ese apellido se convertiría en un peso sobre sus hombros y una sombra casi que imposible de esquivar.

“Maldito desde la cuna – La vida corta e infeliz de William S. Burroughs Jr.” es una novela considerada como biográfica, escrita en primera persona y con un verbo en algunos momentos violento donde no hay el mas mínimo interés de cuidar las formas al escribir, su autor y personaje a quien conoceremos como Billy cuenta sus más vivas experiencias para él la muerte de su madre en aquel terrible juego de Guillermo Tell entre su padre y su progenitora es lo que realmente significaría el punto y aparte para lo que sería su futuro ya que luego de ese lamentable suceso iría a vivir con sus abuelos, como bien es sabido su padre huyó para no ser capturado luego del crimen y esto se convierte en otra marca mas durante su infancia. La niñez de Billy siempre estuvo marcada por un gran deseo de querer acabar con su vida y de ver todo de la manera mas clara posible, las medias tintas para él no existían, Burroughs Jr. consiguió en las drogas el escape y el escondite que no pudo encontrar en otras áreas artísticas como su padre si logró hacerlo. A diferencia de Burroughs Jr. su padre sabía cuando frenar para volver arrancar con furia dentro del abuso con las drogas en cambio él no pudo lograr este frío control, es curioso como pareciera no existir vínculo alguno entre padre e hijo pero si una búsqueda en la imagen de Allen Ginsberg como esa figura paterna que siente perdida. Burroughs Jr. fue una persona sin curso, abusaba de sí mismo hasta mas no poder, su vida amorosa resultó sumar mas caos a la pesadilla de la soledad que lo asfixiaba cada día y que todo pareciera empujarlo mas y mas dentro del abismo.

Mientras uno lee y avanza entre las paginas nota ese desespero por querer formar parte de esa generación, de ser un verdadero beat, quería escribir su propia versión de “En el camino” de Jack Kerouac algo que no pudo lograr por ese misma impaciencia de querer sentirse aceptado no solo dentro de un movimiento que cambiaba velozmente y quizás ya bajaba la guardia con el momento histórico que vivía esa Norteamérica, a menos que “Maldito desde la cuna” pudiera considerarse hoy en día su propia versión del clásico de Kerouac. No sería fácil ver como su padre se hacía un gran nombre alrededor del mundo y dentro de la literatura mientras él se sentía asfixiado bajo ese apellido junto a todos esos amigos que llegaron a rodearlo y cuidar de él cuando William se encontraba en alguna gira o escribiendo en cualquier lugar del mundo. Sus últimos días llegarían luego de un complicado trasplante de hígado que pudo darle mucho mas tiempo para que siguiera escribiendo pero decidió continuar hundiéndose mas y mas en una vida de abusos y excesos con todo tipo de sustancias que lo llevarían a fallecer a la edad de 33 años luego de una falla hepática. Es curioso que “Maldito desde la cuna – La vida corta e infeliz de William Burroughs Jr.” termina justamente con una frase cargada de potencia ante ese apellido que soportaba con dificultad “Esto puede continuar y continuará por los siglos de los siglos-pero el Espacio, el Tiempo + la Fortuna (todas las revistas-¿Blasfemia?) me dejan sin espacio-por-suerte para ser considerado como tu eterno Siervo-Billy.” 

El libro se encuentra acompañado entre capitulo y capitulo con algunas de las cartas que fueron escritas entre padre e hijo en las que muchas de ellas uno puede observar a un William Burroughs en momentos bastante angustiado y muy humano sin perder el control ante la lamentable situación que se encontraba viviendo su hijo, como también algunos extractos de entrevistas con personajes importantes de la Generación Beat que nos ayuda a aclarar cuanto de cierto hay en lo que escribía este joven autor.                 

La desaparición física de William S. Burroughs Jr. significó para muchos la muerte del último beatnik y aunque pareciera que no lo lograría luego de leer esta autobiografía es imposible no sumar y colocar donde merece estar el nombre de este autor a la larga lista de autores beats consagrados en la historia. La editorial Dirty Works ha hecho un gran trabajo en la presentación y la traducción de un libro que es considerado una aguja en un pajar dentro de la literatura norteamericana y hay que agradecer que sigan mostrando interés en libros como estos que no cualquier editorial se anima a publicar. Enhorabuena por esta pequeña editorial que ya lleva unas cuantas maravillas publicadas todas con excelentes presentaciones y un trabajo digno de admirar.

“Maldito desde la cuna- La vida corta e infeliz de William S. Burroughs Jr.”
William S. Burroughs Jr.
Editado por Dirty Works (2015)
299 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada