martes, 27 de noviembre de 2012

“Ocio” - Fabián Casas



Dicen que el ocio es la madre de todos los vicios y de ser esto cierto el ocio en la escritura de Fabián Casas debe ser un gran regalo que le ha dado la vida a este escritor argentino; dos novelas breves o casi cuentos en prosa constituyen este delgado trabajo lleno de hermosos sentimientos y de personajes que llegan a rozar desde una ternura muy palpable hasta una decepción ante cada una de sus vidas.

Alpha Decay trae este pequeño cofre que contiene dos historias; la primera que da nombre al libro “Ocio” nos muestra un mundo dentro de una casa, una familia relativamente funcional cuyo mayor contacto se debe fácilmente al azar dentro del hogar, el personaje principal es Andrés un hipocondríaco fanático de The Beatles o Frank Zappa que se encuentra entregado al ocio, sin trabajo alguno y sin el mas mínimo interés de conseguir algo para ganarse un sueldo ve a su pequeña familia como dividida en islas dentro de la casa, cada uno en su mundo particular y es como por una especie de suerte que llegan a encontrarse cada día en la cocina, en la sala o bien sea entrando o saliendo de su hogar. Las drogas hacen aparición en la vida del protagonista por mera curiosidad, cocaína, acido y marihuana son los que mantienen al personaje relativamente fuera de su realidad convirtiéndose en una manera de dejar el ocio a un lado; esta novela corta es básicamente un homenaje a la literatura, a medida que avanzamos nos encontramos con maestros de la literatura como Celine (los guiños de “Viaje al fin de la noche” son bastante obvios) o Ezra Pound que llevan a su protagonista a una especie de redención en la vida y que sin lugar a dudas deseemos o no cada uno de nosotros vivimos en nuestros mundos particulares, añorando el pasado y viendo de vez en cuando fotografías que como nos dice su personaje en momentos de ocio “la fotografía es una de las cosas más crueles que existen. Es un invento satánico”.

“Ocio” a pesar de ser una novela corta se lee de manera lenta, se debe disfrutar con mucha suavidad, Fabián Casas sabe meternos en el medio de la historia y hacernos parte de los personajes, no es una historia feliz, tampoco es una historia triste; es difícil escribir y crear personajes que se encuentren en el medio camino de lo que es la vida; y el mejor lugar para vivir y crear estas historias son nuestro hogar, que a medida que pasan los años las historias se pegan a las paredes y solo es cuestión de levantar la pintura para comenzar a ver el pasado y las historias de cada uno de nuestros familiares y de nosotros mismos.

Existe una película indie de los directores Alejandro Lingenti y Juan Villegas hecha en el año 2010, aun no he podido verla estoy seguro que la historia de “Ocio” se puede prestar para adaptar una excelente película, espero poder verla pronto.              

La otra novela corta que encontramos en “Ocio” lleva por nombre “Veteranos del Pánico” aquí ya la pluma de Casas trata de tomar otro camino pero siempre básicamente en el mismo lugar arrancan los personajes, el hogar. En “Veteranos del pánico” vamos a crecer y acompañar al personaje principal en el transcurso de su vida, a pesar de ser bastante corto uno queda con ganas de que se alargue un poco mas la historia, vamos a crecer y a marcarnos junto a el personaje de sus experiencias que a fin de cuentas son nuestras experiencias, decepciones y alegrías, de cómo la muerte siempre nos ronda permanentemente a nosotros y a todos los que amamos, y como siempre nos encontraremos con un dedo acusador, de historias de familia y como la depresión siempre nos acompañara a pesar de momentos repletos de alegría y sonrisas. Quizás lo unico criticable de “Veteranos del Pánico” sea ese final tan abrupto y violento que fácilmente pudo sacarle más a una historia tan repleta de personajes interesantes.

Fabián Casas a pesar de ser argentino detesta que lo llamen escritor argentino, su encuentro con la pluma y la creación vino gracias a una fuerte depresión que lo lleva a tomar un lápiz y comenzar a crear y escribir lo que saliera; filosofo, poeta, periodista y karateka, ha sido traducido al alemán, francés, armenio e ingles, amigo personal de Patti Smith y Viggo Mortensen quien le ha publicado en su casa editorial “Perceval Press” una antología de sus cuentos y es uno de los principales exponentes de lo que fue llamado “la generación del `90 en Argentina”. En la actualidad se ha separado bastante de la literatura y se encuentra dedicado cien por ciento al kárate, una verdadera lastima.

“Ocio” de Editorial Alpha Decay es un buen comienzo para conocer a este escritor latinoamericano que me ha dejado con un gratísimo sabor de boca y con ganas de conseguir mucho más de su trabajo.

“Ocio”
Fabián Casas
Editado por Alpha Decay (2012)
100 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada